sábado, 28 de mayo de 2011

LOS VECINOS DE CHUECA EXIGEN AL AYUNTAMIENTO DE MADRID QUE CUMPLA SU PROPIA ORDENANZA CONTRA EL RUIDO A LA HORA DE AUTORIZAR LAS ACTIVIDADES DEL ORGULLO GAY 2011 EN SU BARRIO


Madrid cuenta desde el 1 de marzo con una nueva Ordenanza  contra el ruido (Ordenanza de Protección contra la Contaminación Acústica y Térmica - OPCCAT) que, entre otras novedades, protege los equipamientos socio-sanitarios (hospitales, residencias de ancianos, etc.).

En concreto, el artículo 19.3  elimina la potestad que tiene el Ayuntamiento para autorizar extraordinariamente la superación o suspensión temporal de los límites legales de ruido  “si en un radio de 150 metros del lugar en que se pretendan celebrar los actos, existen residencias de mayores, centros sanitarios con hospitalización o con servicios de urgencias, o centros docentes cuyo horario de funcionamiento coincida con el del acto pretendido.”

En Chueca existen dos residencias de ancianos: En la Plaza Vázquez de Mella 3 y en Gravina 20, por lo que AVChueca solicitó un informe pericial a una ingeniería acústica para que acreditara el tratamiento legal que habría de dar dicha ordenanza.

La conclusión de dicho informe es que conforme a las exigencias de la Ordenanza Municipal, no es posible autorizar la celebración de actos que por su naturaleza se consideren ruidosos (como por ejemplo los actos de MADO – Madrid Orgullo) en el área de exclusión de 150 metros de radio alrededor de los equipamientos socio-sanitarios existentes en Chueca, que se refleja en la imagen inferior, y que incluyen tanto la Plaza de Chueca, como la de Vázquez de Mella y la calle Pelayo, lugares donde se desarrollaron los actos de MADO 2010 y donde se incumplieron los límites los niveles acústicos extraordinarios autorizados, por lo que se abrió un expediente sancionador, aún no resuelto, a sus organizadores.

AVChueca remitió el 17 de mayo de 2011 dicho informe al alcalde Ruiz Gallardón, al concejal de centro, José Enrique Núñez y a la de Medio Ambiente, Ana Botella; recordándoles que, en el ejercicio de sus competencias están obligados a cumplir con la legalidad vigente, incluida la nueva ordenanza sobre el ruido. Sin respuesta hasta la fecha. 


¿Aplicará el Ayuntamiento de Madrid su propia Ordenanza sobre el ruido o la incumplirá para beneficiar a un evento privado y a un pequeño grupo de empresarios de la noche?