viernes, 29 de junio de 2012

BOTELLA MENOSPRECIA A LOS VECINOS DE CHUECA EN FAVOR DE LOS EMPRESARIOS DE LA NOCHE


Desde la Asociación de Vecinos de Chueca queremos dar a conocer a la opinión pública el trato  recibido por el ayuntamiento de Madrid, y la irregular gestión de las autorizaciones a MADO –  evento también conocido como Orgullo Gay - del que se lucran algunos empresarios de la noche 'amigos de'.

En primer lugar, queremos denunciar los continuos obstáculos que el ayuntamiento nos ha puesto para informarnos por escrito de las actividades autorizadas y sus características ambientales, como parte indudablemente afectada. Llegando incluso a cuestionar que fuéramos parte afectada y tuviéramos derecho a dicha información pública. Las tretas y dilaciones utilizadas son absolutamente indignas de unos administradores públicos, que se deben a sus ciudadanos y no a los intereses comerciales de cuatro amigos.

Queremos igualmente denunciar la estrategia utilizada de omisión de competencias, para amparar determinadas ilegalidades. En la plaza de Chueca, como es bien conocido, no se pueden autorizar actividades que superen los 55 dB hasta las 11 de la noche, y 45 dB más allá de las 11 de la noche. Según comunicación verbal del órgano competente en esta materia, el Área de Gobierno de Medio Ambiente, no se han autorizado superar esos niveles (información transmitida verbalmente y a la que no han querido dar una respuesta escrita). Es decir, tal y como afirmó Botella hace unos días, la autorización ha sido igual que el año pasado.

Lo cierto es que no es así, ya que existen ordenes verbales y procedimientos escritos para que policía municipal permita que los empresarios del MADO hagan actividades musicales y alcancen hasta los 95 dB en la plaza de Chueca desde ayer jueves  hasta la madrugada del domingo. De esta manera cómplice, el ayuntamiento hace dejación de funciones y sólo actuaría -  supuestamente porque la práctica habitual, generalmente con la excusa de falta de medios, es que no se actúa de oficio - en caso de que un vecino denunciara molestias por ruido. Lamentablemente, para quién no lo sepa, las competencias policiales sólo permiten, para esto como para casi todo, levantar un acta de la situación y no interrumpir la causa del problema.

Vamos para entendernos: que hay alguien en el ayuntamiento - a lo cual no creemos que la alcaldesa sea ajena – que ha acordado con los empresarios tolerar las infracciones medioambientales que no hace mucho la alcaldesa se empeñaba en sancionar, buscando la complicidad de aquellos a los que ahora maltrata con su gestión.

domingo, 24 de junio de 2012

Carta de un vecino de Chueca a la Fundación 26 de diciembre



Ya sabéis que el Orgullo Gay organizado por  MADO  y los vecinos reales de Chueca tenemos un conflicto de intereses en las actividades nocturnas: nosotros queremos dormir tranquilos y tener limpias las aceras; ellos quieren vender, vender, vender y forrarse con el alcohol, favorecer el botellón, los gritos y meadas de toda esta horda de visitantes nocturnos, que a ellos les engorda el caldo y a nosotros nos arruina el barrio donde vivimos. Barrio que, por cierto, no se llama Chueca ( como mucho eso es una plaza y una boca de Metro, y antes aún un graciosísimo compositor de sainetes) - sino el barrio de Justicia ( ¡qué ironía!) o San Antón ( advertid que el cerdito que siempre acompaña al Santo, se comporta mucho mejor que nuestros visitantes)  

            Pues eso, que algunos progres y progras - llenos de unción evangelizadora- llevan algún tiempo dándonos la tabarra con esta coña marinera del Orgullo, aleccionándonos a los vecinos reales con la buena nueva de la diversidad y los beneficios sociales de la nocturnidad en Chueca. Y,  como los profetas en Babilonia, claman lo homófilos que ellos son, y lo homófobos que somos nosotros pecadores por querer dormir por la noche.   Y todas estas prédicas con el único fin de dar cobertura al  Negocio del alcohol y la noche, que es en lo que realmente se ha convertido el llamado Orgullo Gay de Chueca.  Claro que esto era de esperar: siempre el Negocio y el Dinero se han rodeado de una corte de meapilas que los legitima y bendice en nombre del Cielo y de las Ideas Sublimes.

            Por eso me parece muy bien que se muestre el legítimo orgullo ( no ciertamente el comercial Orgullo con  mayúscula) a la luz del día, con cuentacuentos, ancianos y niños, payasos y títeres, con teatro y bocadillos de chorizo, con clases de filosofía y de cocina, y hasta con charangas de boleros y pasadobles.  Eso…, a la luz del día. Porque poco orgullo me parece a mí el que tiene que ampararse en el alcohol y la noche.

              Y ya que nos gustaría ver ancianos en estas cuchipandas,  no estaría de más  que la Fundación 26 de diciembre recuerde a los concurrentes a la Plaza Vázquez de Mella, que en nuestro barrio hay al  menos una residencia de ancianos, y varios pisos tutelados para mayores, aparte de un par de conventos donde languidecen monjas achacosas…..Entre unos y otros  este barrio tenía hasta hace poco la media de edad  más alta de Madrid. Claro, se dirá, el Negocio y el Dinero, no se vuelca con este colectivo -gay o no- porque lo que esos poderes cortejan  es la capacidad  de consumo nocturno y diurno. Los correveidiles del Orgullo  saben  muy bien donde está su caladero y se cuidan de malgastar sus prédicas en  viudas y pensionistas ¡Hasta ahí podíamos llegar! Porque el orgullo del Orgullo tiene sus límites: un orgullo que no consume, que no bebe, que no gasta, no le interesa al Orgullo.


               Como tampoco estaría de más que se diga  en la ya atribulada   Plaza Vázquez de Mella lo siguiente:  no es demasiado orgullo el que elige nuestro barrio para airear sus banderas o procacidades: no es orgullo -ni combate-   predicar en tierra conquistada hace ya mucho.  Manifestar orgullo gay en Chueca es como dar gran lanzada a moro muerto, o llevar bacalao a Escocia.   Más orgullo sería -digo yo- predicar in partibus infidelium, con ese espíritu misionero que inspira a los progres. ¿Qué tal convertir al orgullo a tantos lugares irredentos de Madrid?  ¿Qué tal   la Plaza del Marqués de Salamanca, o mejor aún, la Catedral de la Almudena?  Ahí te quiero ver, que decía el clásico.

sábado, 23 de junio de 2012

Orgullo sí pero no así. MADO no debe ser declarado festejo popular

La noticia de que el Ayuntamiento está iniciando los trámites de URGENCIA, como si realmente se tratara de una emergencia nacional, para declarar el evento MADO (Madrid Orgullo) como festejo popular esconde la intención de poder perpetuar la apropiación por parte de unos empresarios, con la excusa del orgullo gay, del espacio público para su propio lucro. Y, además, dar cobertura legal a lo que hasta ahora ha sido una concesión arbitraria, desconocemos con qué intereses, del Concejal de Centro, D. José Enrique Núñez.

El evento MADO, tal y como está constituido actualmente, como un monopolio de un determinado grupo de empresarios, no puede ser declarado festejo popular.  Si el Ayuntamiento quiere caminar en esa dirección, debería en primer lugar abrir su organización al resto de colectivos LGTB, e incluir la participación de vecinos – los de verdad -,  y otros comerciantes y hosteleros de Chueca (más de un centenar de Comerciantes y hosteleros de Chueca que el año pasado le solicitaron al Concejal de Centro unas fiestas distintas y participativas, ¿incluso con fines benéficos?, que no sean solo un enorme botellón). Solo entonces se entendería esa declaración como festejo popular. O de lo contrario cualquier convocatoria masiva con fines alcohólicos, podría igualmente ser, para no incurrir en agravios, un festejo popular.

Los únicos intereses para dar ese paso son económicos y particulares, como lo indica el empeño del Vicealcalde y responsable de turismo D. Miguel Angel Villanueva, amigo y subvenvionador de los organizadores.

Desde AVChueca pedimos a los grupos políticos presentes en la Junta Municipal de Centro que voten en contra de la declaración, en este momento y en los términos planteados, del evento MADO como festejo popular; y exijan en su lugar al Concejal de Centro, Sr. Núñez, la ruptura del monopolio y de la entrega del espacio público durante cinco días a sus empresarios amigos de AEGAL.

La noticia en los medios:

El Mundo