lunes, 22 de octubre de 2018

Los Vecinos de Centro apoyamos 'Madrid Central'


El 22 de septiembre de 2008 – hace una década - entró en funcionamiento en la ciudad de Madrid el primer Área de Prioridad Residencial (APR) en el conocido como Barrio de las Letras. El proyecto original fue realizado por el arquitecto suizo Werner Durrer (entonces vecino del barrio) por encargo de empresarios del barrio. El proyecto final sin embargo fue llevado a la práctica por la EMVS (Empresa Municipal de la Vivienda y Suelo). Llama la atención como algunos de los empresarios que lideraron este proyecto, 10 años después y con un éxito más que probado de la medida para residentes y sobre todo para comerciantes, se erijan en portavoces de un movimiento contrario al Proyecto de APR Madrid Central apelando a una supuesta sostenibilidad.

Resultado de imagen de madrid central


Las área de prioridad residencial (APR) son una medida de movilidad sostenible que existe desde hace décadas, y que tienen como objetivo la racionalización positiva del uso del viario por determinados vehículos en zonas urbanas castigadas por la congestión del tráfico, y las externalidades negativas derivadas de esta situación como problemas de emisiones, ruido, etc. Sus resultados se han demostrado óptimos, siempre y cuando la medida cuente con un buen sistema de control y una clara decisión en su aplicación, desde el principio mismo de su apertura a fin de evitar la degradación de la medida. Existen en todos los países de europeos y están recomendadas en todas las guías para la gestión de la movilidad urbana sostenible.


Con todo esto, la mayoría de asociaciones vecinales de centro, queremos trasladar a la ciudadanía los siguientes mensajes:

1.- El APR de Madrid Central no es una medida novedosa. En Madrid existen a fecha de hoy cuatro APR (Letras, Cortes, Embajadores y Opera); y la ampliación de estas APR a todo el distrito ha sido una habitual en los programas electorales de la mayoría de partidos políticos.

2.- Durante el tiempo en que las APR han estado en funcionamiento, han supuesto un gran beneficio para las zonas castigadas por el tráfico en las que se han aplicado estas medidas. Los principales beneficiados han sido: una recuperación de la calidad ambiental y la salud de los vecinos de los barrios en los que ha funcionado la medida; una mejora en la movilidad peatonal y de los modos menos contaminantes en estos barrios y en el saldo global de la ciudad; así como una mejora para la actividad económica de los barrios donde la medida se ha implantado.

3.- Madrid Central está enmarcado en un paquete de medidas más amplio conocido como Plan de Calidad del Aire y Cambio Climático o Plan A; con el que el Ayuntamiento de Madrid ha comprometido sus políticas a las exigencias de la Unión Europea para mejorar la calidad del aire en la ciudad. Nuestro marco de referencia es la UE y el cumplimiento de los compromisos está fuera de toda duda.

4.- Una vez que tengamos conocimiento del decreto para su funcionamiento, las organizaciones firmantes haremos nuestras aportaciones para que la medida sea exitosa y contemple otros aspectos con los que mejorar la calidad ambiental del centro en cuestiones como la congestión o el ruido. Hasta llegar a ese punto, apoyamos la inmediata puesta en funcionamiento de Madrid Central.

jueves, 11 de octubre de 2018

El presidente Garrido contra los madrileñxs

SALVAJE DESREGULACIÓN DE LA HOSTELERIA EN MADRID

El señor Garrido (PP), presidente de la Comunidad de Madrid, ya puede añadir a su CV el GRAN MERITO de haber sido el político que en menos tiempo más daño hará a la protección de la salud de los madrileños; con su decisión de aprobar por decreto una salvaje desregulación de las actividades de hostelería.

El mismo día en que representantes de la Coordinadora Vecinal Madrid Centro asistíamos invitados - como única organización civil de toda Europa - a la presentación que la Organización Mundial de Salud (OMS) hacía en Basilea de las directrices para la futura regulación del ruido en la Unión Europea, saltaba a los medios la triste noticia de la modificación del catálogo de actividades de hostelería de la Comunidad de Madrid; en las antípodas de lo que ayer nos contaba la OMS.

Aproximadamente en marzo de 2018, la asociación de empresarios de hostelería La Viña de Madrid, traslado al gobierno de Garrido una petición para modificar el catálogo de actividades hosteleras creando una nueva categoría mezcla entre restaurante y bar de copas. La propuesta La Viña tenía como objetivo que algunos de sus socios, que estaban siendo multados por incumplir con sus licencias de restaurante programando sesiones de dj, música y otras actividades no amparadas en sus licencias, dejasen de ser multados cambiando la normativa que incumplían. Petición a la que accedió Garrido.

La estrategia iniciada por La Viña para la modificación del catálogo de la ley de Espectáculos Públicos de la Comunidad de Madrid que está a punto de aprobar definitivamente Garrido; asume la mayoría de peticiones de los principales lobbies de la hostelería de Madrid y ni una sola propuesta de las asociaciones vecinales del centro de Madrid. Es curioso como esta modificación legal se hace sin estudio económico, ambiental o de cualquier tipo sobre su impacto; esos mismos estudios que estas organizaciones le reclaman al ayuntamiento de Madrid para la puesta en marcha de Madrid Central.

La desregulación puede resumirse así: se permitirá más de una actividad en un local aun cuando sean incompatibles, se crean los restaurantes bares de copas,  se permite a las discotecas actividad de restaurante, y los bares de copas música en directo, locales con música y terrazas o legalización del reparto a domicilio indiscriminado…entre otras muchas barbaridades, que a buen seguro incrementarán exponencialmente ruidos y molestias en los domicilios de los vecinos, y problemas generalizados de convivencia en las calles; principalmente en Madrid, y en especial en las zonas menos saturadas como Chamberí, Salamanca, etc. que a buen seguro empezarán a ser colonizadas por estas actividades.

Y esto será así ya que las administraciones municipales - responsables del control y la inspección de estas actividades – no podrán asegurar el cumplimiento de las condiciones de las actividades de estos locales – muchos de ellos incumplidores crónicos– por falta de la cantidad ingente de medios necesarios presente y futuros que la aplicación de la brutal desregulación de Garrido exigirá. Así pues ¡ALELUYA!