martes, 7 de mayo de 2019

La asociación de vecinos de Chueca, por alusión al impacto de MADO en Chueca...


Durante la presente legislatura el Ayuntamiento de Madrid ha eximido del obligado cumplimiento de la ordenanza municipal de protección contra la contaminación acústica a los promotores del evento MADO, más conocido como Orgullo Gay. La normativa ambiental que el resto de ciudadanos estamos obligados a cumplir, parece que no sirve para los privilegiados empresarios de MADO.

MADO es un evento privado con ánimo de lucro, promovido por AEGAL (Asociación de Empresarios y Profesionales para Gays y Lesbianas de Madrid y  su comunidad), COGAM (Colectivo LGTB de Madrid) y FELGTB (Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales).

Durante años el Ayuntamiento de Madrid ha sancionado a los promotores de este evento de hiperalcoholismo, por superar de manera alarmante los niveles de ruido permitidos, poniendo en evidencia que estamos ante un grave problema de ruido para los residentes de Chueca. Con Carmena, lamentablemente, la legislación que protege a los ciudadanos de la contaminación acústica dejo de hacerlo; usando el grosero atajo legal de declarer a MADO 'fiesta de interés general' se exime a sus promotores de cumplir la normativa.

La Asociación de Vecinos de Chueca llevamos décadas luchando contra la contaminación acústica que afecta a los derechos y a la salud de los vecinos; incluso somos parte del grupo de expertos contra el ruido en la Comisión Europea.

Nuestra asociación no está en contra de que cualquier colectivo realice celebraciones en los espacios públicos de la ciudad pero SIEMPRE conciliando con el derecho fundamental que tenemos las personas a poder vivir y dormir en la intimidad de nuestros domicilios. MADO, como se demuestra año tras año, no concilia con nuestros derechos.


La vida de las personas residentes en el centro de Madrid cada vez es más complicada. La saturación de ocio nocturno y actividades ruidosas, el hacinamiento de bares y terrazas, el uso de nuestros edificios como hoteles para turistas con la lacra de las viviendas turísticas…expulsan cada día a más vecinos de sus hogares. Esta siniestra tendencia no ha hecho más que multiplicarse con la alcaldesa Carmena, quien con decisiones como la que aquí denunciamos – sobra recordar que MADO es el evento que más perturba la vida de los vecinos del centro de Madrid – abunda en las políticas de expulsión de los residentes del centro en beneficio de la industria del turismo, del alcohol y del ruido.

Por todo lo anterior, y ante el clima de opinión pública sobre la cuestión, queremos reiterar nuestra posición: eventos organizados con ánimo de lucro y gestionados por empresas privadas no deben ser objeto de trato privilegiado, ni eximidos del cumplimiento de la legislación de aplicación general. Y nos avergüenza profundamente que quien se supone es alcaldesa de todos los madrileños entregue nuestra salud al negocio del alcohol y el ruido en que se ha convertido MADO.