viernes, 27 de julio de 2018

Carmena legalizará los pisos turísticos incumpliendo la normativa urbanística


• El Plan Especial de Calvo pretende legalizar el 100% de las viviendas de uso turístico, actividades que hoy por hoy están fuera de la legalidad urbanística del PGOUM.
• La exigencia de un acceso independiente para los nuevos alojamientos turísticos que compartan edificio con otras viviendas de uso residencial no es ninguna novedad, ya es así para el distrito Centro en las Normas Urbanísticas vigentes.
• Esta iniciativa del ayuntamiento no ha sido participada con las asociaciones de vecinos del distrito de Centro, y afectarán tanto al funcionamiento de nuestros barrios como a la calidad de vida de los madrileños, por lo que pedimos la inmediata dimisión del responsable de este Plan, toda vez que por desidia administrativa nos llevó a una situación límite


La Coordinadora de Asociaciones de Vecinos del Distrito Centro de Madrid quiere aclarar a los ciudadanos de Madrid,  ante el anuncio del ayuntamiento de Carmena de la "aprobación" de un Plan Especial para la regulación de los alojamientos turísticos, cuál es la realidad que esconde el Plan aprobado, ya que muy al contrario a lo anunciado por el ayuntamiento de Carmena, cuando dicen que el Plan terminará con el 95% de la vivienda de uso turístico (VUT), estamos ante un intento de legalización masiva – una suerte de amnistía - de una actividad que a todos los efectos – en el marco del actual Plan General de Ordenación Urbana de Madrid (PGOUM) – no es legal.

A día de hoy las "viviendas de uso turístico", tal y como reconoce el propio ayuntamiento en sus procedimientos administrativos y avalan  la jurisprudencia de numerosas sentencias o el propio Defensor del Pueblo, son urbanísticamente hablando un uso terciario del tipo hospedaje debido a su carácter intrínsecamente diferente del uso residencial. Por lo que, al tratarse de actividades lucrativas, para su explotación comercial requieren de una licencia de actividad PREVIA, como sucede con cualquier otro tipo de negocios.

Es más, hoy por hoy las Normas Urbanísticas del PGOUM, en el caso del Distrito Centro, establecen que para que una vivienda pueda pasar de uso residencial a uso hospedaje, requiere contar con un acceso independiente desde la calle, para poder cambiar de uso. Por lo tanto, ya que la mayoría de los inmuebles de Centro no cuentan con más de un acceso desde la calle, la práctica totalidad de las viviendas de este distrito no podrían adquieren la calificación de hospedaje, y por tanto llegar a actuar como "viviendas de uso turístico".

Por lo tanto, la limitación de la vivienda para adquirir calificación de uso hospedaje en función de su acceso independiente ya existe, así que no le vendan humo a los ciudadanos.

Esto es así a día de hoy, y lleva siendo así desde que Carmena llego a nuestro ayuntamiento hace 3 años sin que haya hecho absolutamente nada para parar este fenómeno tan agresivo con los residentes; y que se ha desarrollado al margen de la legalidad vigente, por la absoluta inacción del concejal José Manuel Calvo (Podemos). Incurriendo en una clara y grave omisión de sus obligaciones.

No contento con no ejercer las obligaciones de su cargo, obligaciones como la de velar por el estricto cumplimiento de la legalidad urbanística municipal, el concejal Calvo se saca de la manga un Plan Urbanístico que incluso pretende dar visos de legalidad a la actividad de hospedaje sin exigir una licencia, siempre y cuando ésta se realice durante menos de 90 días (que viene a ser la práctica totalidad de fines de semanas al año) so pretexto de una ‘economía colaborativa’ que no es tal si no economía pura y dura. A sabiendas de que será imposible controlar administrativamente la situación, y que por tanto será la puerta para amnistiar la práctica totalidad de la actividad de hospedaje que hoy se realiza al margen del PGOUM.

El Plan de Calvo, que anuncia como INMINENTE, tardará meses en su tramitación, y muy probablemente, en el mejor de los casos, no será de aplicación hasta la legislatura próxima por la corporación que salga elegida en las próximas elecciones. En línea con la mayoría de las escasas iniciativas llevadas por esta corporación: años sin hacer nada para hacerlo todo al final y que lo ejecute el venga detrás. ‘La estrategia de la cigarra’.

Insinúa el ayuntamiento en su nota informativa que la iniciativa del Plan Calvo ha sido consensuada en una supuesta mesa de participación. GRAN MENTIRA. Jamás ha existido una mesa así, y mucho menos participación vecinal alguna en la elaboración de su propuesta que es única y exclusivamente responsabilidad suya.

Por todo ello, hartos de una corporación perezosa, y de un concejal incapaz, pedimos la inmediata dimisión del concejal Calvo como responsable del urbanismo de la ciudad de Madrid. Los madrileños merecemos gente que trabaje por la legalidad de nuestra ciudad, y no gente que simplemente ocupe una silla y tenga un buen sueldo.