domingo, 1 de julio de 2018

Carmena pisotea el derecho a la salud de miles de madrileños para favorecer el negocio del alcohol y el ruido

La Asociación de Vecinos de Chueca y la Coordinadora de Asociaciones de Vecinos de Centro, de la que forman parte la mayoría de asociaciones vecinales del centro de Madrid, queremos hacer público nuestro más rotundo desacuerdo con la decisión anunciada por el Ayuntamiento de Carmena de eximir a la fiesta Madrid Orgullo del cumplimiento de la ordenanza contra el ruido. Los vecinos del centro apoyamos que se puede realizar cualquier tipo de celebración, por parte de cualquier colectivo de nuestra sociedad, pero SIEMPRE que concilie con el derecho que tenemos los vecinos a poder tener una vida familiar normal en nuestras casas.
El Ayuntamiento de Carmena ha aprobado un año más, a través de su junta de gobierno, eximir del obligado cumplimiento de la ordenanza municipal de protección contra la contaminación acústicaa los promotores del evento MADO, más conocido como Orgullo Gay. De esta forma, la normativa medioambiental que el resto de ciudadanos estamos obligados a cumplir, parece que no sirvepara los privilegiados por la señora Carmena.
MADO es un evento privado con ánimo de lucro, promovido por AEGAL (Asociación de Empresarios y Profesionales para Gays y Lesbianas de Madrid ysu comunidad), COGAM (Colectivo LGTB de Madrid) y FELGTB (Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales).
Durante años el Ayuntamiento de Madrid ha sancionadoa los promotores de esta fiesta de hiperalcoholismo, por superar de manera alarmante los niveles de ruido permitidos, lo que evidencia que existe un claro problema de ruido. Con Carmena, lamentablemente, la ley que nos protege ya no vale.
Las asociaciones vecinales de centro no estamos en contra de que cualquier colectivo realice celebraciones en los espacios públicos de la ciudad pero SIEMPRE conciliando con el derecho fundamental que tenemos las personas a poder vivir y dormir en nuestros domiciliosMADO no concilia
La vida de las personas residentes en el centro de Madrid cada vez es más complicada. La saturación de ocio nocturno y actividades ruidosas, el hacinamiento de bares y terrazas, el uso de nuestros edificios como hoteles para turistas…expulsan día a día a sus habitantes. Esta siniestra tendencia no ha hecho más que multiplicarse con la alcaldesa Carmena, quien con decisiones como la que aquí denunciamos–sobra recordar que MADO es el evento que más perturba la vida de los vecinos del centro de Madrid –abunda en las políticas de expulsión de los residentesdel centro en beneficio de la industria del turismo, del alcohol y del ruido.
Los vecinos del centro de Madrid consideramos que eventos organizadoscon ánimo de lucro y gestionados por empresas privadas no deben ser objeto de trato privilegiado, ni eximidos del cumplimiento de la legislación de aplicación general, y menos usando groseros atajos legales como la declaración de ‘fiesta de interés general’. Y nos avergüenza profundamente que quien se supone es alcaldesa de todos los madrileños entregue nuestra salud al negocio del alcohol y el ruido en que se ha convertido MADO.