jueves, 14 de enero de 2016

Carta de la Asociación de Vecinos de Chueca a la alcaldesa de Madrid

Muy señora mía:
       
La Asociación de Vecinos de Chueca, constituida en el año 2001, e inscrita en los registros públicos de Entidades Ciudadanas del Ayuntamiento de Madrid con el nº 2.465, y en  el de Asociaciones de la Comunidad de Madrid con el nº 23.392, así como de declarada de ‘Interés Público Municipal’, centra su actividad en el ámbito residencial de Chueca, dentro del barrio de justicia.

La Asociación de Vecinos de Chueca tiene como propósito fundamental trabajar en la defensa de los derechos de los residentes de Chueca que forman parte de nuestra asociación, en calidad de usuarios y destinatarios finales de la actividad urbanística, social, medioambiental, económica, de consumo, cultural, de descanso,  de solidaridad o de participación en asuntos de interés general de la ciudad; y de nuestro barrio en particular




Por esta razón, en el ejercicio de nuestra defensa sobre el patrimonio urbanístico y cultural de nuestro entorno, le escribimos para rogarle que tenga en consideración la importancia de mantener y conservar el edificio que en su día alojo el conocido como pub ‘Santa Bárbara’; situado en la calle Fernando VI 3.

Después del reciente cierre del Café Comercial, una nueva amenaza se cierne sobre la memoria y el patrimonio cultural y artístico de los madrileños; sobre otro lugar protagonista de la historia reciente de esta ciudad y de este país.

Situado en la calle Fernando VI 3, el conocido como pub de ‘Santa Bárbara’ corre el riesgo de ser eliminado del patrimonio de nuestra ciudad después de que los nuevos dueños del edificio hayan proyectado la construcción sobre él mismo de un moderno edificio de viviendas, conservando sólo – tal y como es obligado por la normativa sobre edificios protegidos – elementos marginales del edificio original; como parte de una edificación diferente en la que la antigua fachada quedaría como mera anécdota y triste vestigio irreconocible.

Décadas de historia y cultura de nuestra memoria colectiva quedarán borradas de un plumazo por una edificación con aspiraciones puramente especulativas.

Como usted sabrá perfectamente, desde el primer momento y durante las décadas siguientes, el pub Santa Bárbara acogió a artistas, intelectuales, escritores, músicos, abogados, cantantes, cineastas, actores etc., no sólo protagonistas de una cierta bohemia madrileña, sino agentes activos y significativos de las ilusiones y los cambios culturales y políticos que tan necesarios eran en el tramo final de la Dictadura y en la larga Transición hacia la Democracia. Tal y como ilustra el artículo que le adjuntamos.

Estamos a tiempo de impedir que, otra vez, queden sepultados y devastados nuestro patrimonio arquitectónico, nuestros recuerdos colectivos, nuestro fértil pasado cultural y político, y una parte de la historia reciente de nuestra ciudad. Y es que los pueblos sin memoria terminan por ser pueblos sin historia.

Sería un error imperdonable perder este singular edificio, permitiendo que quede engullido en un banal inmueble de viviendas de lujo. Por lo que ROGAMOS revise el expediente urbanístico del mismo, y replanteen con las herramientas administrativas a su disposición el futuro y la conservación de este edificio.

Sin otro particular, quedamos a su disposición para cualquier aclaración que considere necesaria.

Atentamente,