viernes, 16 de marzo de 2012

LA PLATAFORMA VECINOS MADRID CENTRO DENUNCIA LAS PRESIONES DE ALGUNOS HOSTELEROS AL AYUNTAMIENTO PARA QUE NO ACTÚE CONTRA EL RUIDO NOCTURNO

Desde la plataforma vecinal ‘Vecinos Madrid Centro’ queremos denunciar la presión mediática que algunos hosteleros están ejerciendo sobre el Ayuntamiento de Madrid, en contra de la protección de los derechos fundamentales de los ciudadanos del distrito Centro. Buena parte de los 150.000 residentes de la zona sufren una situación insoportable como consecuencia de la desmesurada concentración de actividades molestas vinculadas al ocio y al turismo.

Sorprende la frivolidad con que los comerciantes son capaces de interpretar un problema de tanta complejidad como es el ruido asociado al ocio nocturno, máxime cuando existen métodos científicos que demuestran que existe un problema real y no se trata de "una obsesión" de los vecinos, como algunos de estos empresarios alegan.

Los efectos perversos que sobre la salud y la convivencia tiene el ocio nocturno en el distrito Centro de Madrid se explican, en nuestra opinión, de la siguiente manera:

 1.- El origen del problema está en la gestión de las licencias para actividades molestas que el Ayuntamiento de Madrid ha venido realizando a lo largo de los últimos años, olvidándose de las necesidades básicas de los residentes, cómo por ejemplo es poder dormir, y contraria a las directrices que marca el Plan General de Ordenación Urbana, cuyo mandato legal es de obligado cumplimiento.

 La consecuencia ha sido la apertura de infinidad de locales de ocio, concentrados en un reducido espacio de la ciudad; a diferencia de lo que sucede en la mayoría de las grandes ciudades del primer mundo donde las actividades molestas ligadas al ocio se reparten por toda la ciudad para evitar consecuencias perversas sobre la población residente o incluso se concentran en espacios no residenciales.

 2.- La falta de una verdadera gestión de la indisciplina de estas actividades por parte del Ayuntamiento, bien por falta de medios bien por falta de voluntad política. Sirva como ejemplo la existencia de decenas de locales que ejercen actividades sin una licencia de actividad, o los centenares de locales que ejercen actividades distintas a las autorizadas.

3.- El fenómeno de la concentración de ocio ha generado un efecto llamada para la concentración de actividades molestas en el espacio público, fundamentalmente el botellón y la venta ambulante ilegal de alcohol y comida. Es indudable que estás actividades molestas están asociadas a la saturación de locales de ocio, al menos en lo que al distrito centro se refiere.

 Las causas del ruido

Las causas de ruido ligadas al ocio son varias: el botellón, las colas de clientes esperando entrar en los locales, la gente fumando en la puerta de los locales, la existencia de cientos de locales que reproducen música a gran volumen sin tener autorización para reproducir música, cientos de locales con las puertas abiertas o sin vestíbulos que impidan que la música salga a la calle, las cientos de terrazas que ocupan más espacio público del autorizado y superan constantemente los horarios límite, entre otras. Muchas de ellas son, por tanto, imputables a la actividad de los locales y a la gestión que sus responsables hacen de los mismos. Nada más hay que pasearse por las zonas saturadas del distrito un sábado de madrugada para darse cuenta.

En nuestra opinión, es inmoral que estos empresarios de locales de ocio, que hacen negocio a costa del descanso y la salud de miles de ciudadanos, sean incapaces de reconocer su parte de responsabilidad en este problema. Sonroja escuchar al portavoz de esta plataforma de hosteleros, Vicente Pizcueta -¿no sabemos si es el mismo Vicente Pizcueta que promovió la Ruta Destroy o Ruta del Bakalao?- la interpretación tan sesgada e interesada que hace de un problema tan grave. Además de que su opinión no es compartida por otros muchos hosteleros responsables y respetuosos de esta ciudad.

Por último, recordar que los locales de ocio no son los únicos que crean puestos de trabajo. Los vecinos del distrito también creamos riqueza con nuestros trabajos, nuestras compras y con nuestros impuestos.

Nuestro llamamiento está dirigido a todos aquellos madrileños que comparten nuestra idea de proteger y cuidar el corazón de la ciudad para que todos podamos disfrutarlo y no lo acabemos convirtiendo en un mero parque de ocio y comercio, sin personas que le den vida.

PLATAFORMA VECINOS MADRID CENTRO:
Asociación de Vecinos de las Cavas-Costanillas
Asociación de Vecinos de Chueca
Asociación de Vecinos de Ópera-Austrias
Asociación de Vecinos de la Plaza Mayor
Vecinos de la Plaza Santa Ana