miércoles, 7 de agosto de 2013

ENTRA EN VIGOR LA NUEVA E INNECESARIA ORDENANZA DE TERRAZAS DE MADRID


Con la publicación en el BOAM, LINK, entra en vigor la innecesaria ordenanza que la alcaldesa Ana Botella ha regalado a los hosteleros de la ciudad. Invitamos a todos los vecinos de la ciudad a que lean las escandalosas condiciones y la vaguedad de las definiciones que recoge esta normativa.

Con esta nueva ordenanza Botella avanza en su política de desregulación y privatización del espacio público; a costa de la calidad de vida de los vecinos, del urbanismo y del medio ambiente de la ciudad.

Hasta hace pocos años la instalación de una terraza en la vía pública requería de un informe medioambiental favorable. Hoy ya no se requiere ningún condicionante medio ambiental, pese a ser una actividad molesta instalada en la vía pública. El medio ambiente ya no le importa a la alcaldesa. Ni el urbanimo, las terrazas pasarán a convertirse en una especie de edificicaciones ligeras ancladas y con servicios de agua y luz en medio de aceras y plazas. Ni el derecho al descanso de los vecinos.

La discriminación positiva que hace Botella en favor de los hosteleros es tal que por ejemplo una frutería o una librería no podrán trasladar su actividad comercial, infinitamente más inocuo, a las calles y plazas. Mientras que los bares sí.

Y lo más grave, es que a pesar de tratarse de actividades de claro lucro privado pagarán tasas ridículas por apropiarse del espacio público. Si por ejemplo las comparamos con las tasas que pagan los ciudadanos por una actividad de interés general como es la movilidad, resulta que el ayuntamiento cobra a los vecinos por aparcar en la vía pública del orden de 350 €/m2/año, mientras que los hosteleros sólo pagarán por utilizar el espacio público para su enriquecimiento entre 10'8 - 73'9 €/m2/año.