miércoles, 24 de junio de 2009

ALEGACIONES DE AVCHUECA A LAS CELEBRACIONES DEL ORGULLO GAY 2009 EN CHUECA

La Presidenta de la Asociación de Vecinos de Chueca EXPONE que, - Se recibió la carta con fecha 15 de junio de 2009 remitida por la Dirección General de Calidad, Control y Evaluación Ambiental del Área de Gobierno de Medio Ambiente en la que se describen, entre otros, los actos que se pretenden llevar a cabo durante la celebración de la Semana del Orgullo 2009 y en la que asimismo se insta al receptor de la misma a hacer las sugerencias y alegaciones que estime oportunas. - La vida en general del barrio de Chueca y sus diversas gentes (bebés, niños, jóvenes, adultos y ancianos) sufre un grave disturbio durante la mencionada Semana. - Se ha realizado una encuesta en el blog de la página web de la Asociación (http://www.avchueca.com) acerca de la aceptación de las fiestas del Orgullo entre los vecinos del barrio, resultando de la misma que el 80% de quienes responden a la encuesta opina que las mencionadas fiestas no respetan los derechos de los vecinos, por una serie de razones, a saber: - El atronador nivel de ruido durante las tardes y gran parte de las noches de cinco días laborables y festivos, es decir de DESCANSO, para TODOS, impide el mínimo y necesario desenvolvimiento cotidiano, que implica actividad y descanso. - No existe ninguna forma de abstraerse o minimizar el impacto del ruido que durante esos días se produce en las calles del barrio (cerrar las puertas y ventanas a cal y canto, recluirse en las partes interiores de las casas, etc.), a excepción de trasladarse a otro sitio. - La afluencia masiva de gente a los espacios reducidos del barrio (calles y plazas en general a excepción de la de Vázquez de Mella, algo más amplia) hasta colapsarlos literalmente, complica e incluso imposibilita no sólo el normal tránsito de las personas que viven en el barrio, sino la operación de todo tipo de emergencias sanitarias y /o de protección civil (accidentes, fuegos, etc.). Ponerse enfermo o sufrir un colapso durante la Semana del Orgullo puede ser fatal en Chueca, incluso dentro del domicilio. - La enorme concentración de gente fomenta y produce una serie de actos y situaciones que van en detrimento de los esfuerzos del Ayuntamiento y los propios vecinos por mantener el barrio cuidado y habitable (rotura de árboles, arrancado de mobiliario urbano, rotura de cristales en balcones de pisos, penetración en portales y destrozo de interiores, etc.), amén de altercados personales (agresiones de mayor o menor gravedad) que las personas que habitan en el barrio reciben por el simple hecho de querer acceder a sus viviendas. - Dada la dificultad para vivir esos cinco días en Chueca, mucha gente ha empezado a buscarse un lugar donde trasladarse hasta el final de las fiestas, con el consiguiente gasto económico en algunos de los casos (existen personas que se han buscado incluso hoteles) y trastorno, en otros, de las rutinas y quehaceres diarios. Y SOLICITA se tomen las medidas necesarias para corregir que se sigan produciendo las situaciones mencionadas, que afectan a personas muy diversas de una forma especialmente flagrante: en el sitio donde habitan y descansan y sin que puedan hacer nada para impedirlo, ni tan siquiera para tolerarlo. Algunas de esas medidas serían, a saber: - Reducción del número de escenarios y barras en las calles, de modo que en ni en cada calle haya barra ni haya más de una por calle. - Reducción del nivel de decibelios, tanto en los escenarios que se monten como en las barras de las calles. - Reducción del horario de los espectáculos en los distintos escenarios: Hora de inicio (a respetar): 20:00 horas Hora de finalización los días laborables (a respetar): 23:00 horas Hora de finalización los días festivos (a respetar): 1:00 horas - Organización de los espectáculos de manera que no sean simultáneos, sino alternos en los distintos escenarios (uno en un escenario y tras finalizar éste, otro en otro escenario diferente), con el objetivo de minimizar el efecto de suma de los distintos sonidos provenientes desde distintos puntos simultáneamente. - Reducción del horario de música en las barras de las calles de igual manera que en los escenarios (no sirve de nada que se acaben los espectáculos y comience la música en las calles, que resulta casi más insoportable dado lo estrecho de las mismas y la amplificación del sonido por esta causa). - Dotación de agentes suficientes que velen tanto para que estas demandas se cumplan, como para que las situaciones de emergencia que afecten a participantes en las fiestas y a moradores del barrio puedan resolverse satisfactoriamente. - Reducción de los días totales de fiesta. Como conclusión considero, en nombre de la Asociación de vecinos de Chueca, que las situaciones mencionadas en primer término quedarían subsanadas junto al derecho de distintos colectivos a celebrar las fiestas que consideren oportunas, si éstas se llevasen a cabo en un lugar más apropiado (que permitiese la afluencia masiva de gente minimizando los riesgos que ello conlleva, la realización de espectáculos con música intensa y duración extensa, sin perjuicio de otros). Manteniendo, si cabe, el valor simbólico del barrio, alguno de cuyos espacios podría reservarse para la realización de algún acto puntual y delimitado en el tiempo. Y para que conste y surta los efectos oportunos firmo la presente en Madrid, a 23 de junio de 2009.